Dos años sin mi hermano

A las 23:50 de esta noche se cumplirán dos años desde que dos fitipaldis se llevaron por delante a mi hermano. En vez de ir a 50 kilómetro por hora iban a 130 kilómetros por hora y, obviamente, mi hermano viajó en medio segundo al Valle de Josafat.

La vida nos depara muchas cosas, a todos. Mi hermano salió correctamente de la espera ante el semáforo y desde el lado izquierdo apareció un obús. Visto y no visto. Ironías de los hechos a los dos ocupantes del otro coche no les pasó nada. Por así decirlo, el choque fue limpio.

El egoísmo humano se activa a partir del momento en que te viene la policía municipal con una bolsa de basura con cosas de tu hermano y te dice lo que ha pasado. Me falta mi hermano, les falta su hijo a mis padres, les falta su amigo a los amigo y le falta Lander a Amaia. Todos tenemos un vacío.

Más allá de ese plano personal con el que tenemos que convivir, lo que de verdad me quema es que a estas alturas del partido he perdido toda esperanza en la justicia. Estos dos años he comprobado de primera mano que nuestro sistema es un completo desastre. Un choteo. Es vergonzoso que no existan protocolos definidos de actuación, pautas de redacción claras y concisas. Me da vergüenza ajena saber que el atestado del caso de mi hermano está bien redactadoY qué suerte habéis tenido!, me comentan). ¿Cómo que qué suerte? ¿Hacer las cosas bien es anormal? O como nos ha pasado hace unos meses cuando un solapamiento de juicios de un abogado a retrasado el juicio 6 meses hasta enero de 2013. Cosas que son difícilmente explicables y más difíciles aún de asimilar.

Miles de casos se han quedado aparcados en la cuneta porque todos los protocolos de actuación han fallado estrepitosamente. Y muchas familias, en buena lógica, intentan eludir el tormento judicial retirándose a las primeras de cambio, dando por perdido todo y retirándose a llorar a sus casas. No sólo nos enfrentamos a tragedias personales, sino que todo el sistema ahonda en una situación inequívocamente injusta.

Paciencia.

Nota Bene: para que veáis cómo queda un coche después de un accidente os dejo este video que grabé y hoy lo comparto con vosotros.

Esta entrada fue publicada en Familia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Dos años sin mi hermano

  1. Dani dice:

    Un abrazo Xabi

  2. iarandia dice:

    Irudi beldurgarriak. Justizia geldoa bada ez da justizia. Etsigarria.
    Besarkada bat.

  3. Josean Rodriguez dice:

    La doble victimación de quien sufre un delito ( cuando vive para contarlo, y no es el caso desgraciadamente ). Primero el acto horrible en sí, y por detrás un sistema procesal/judicial que es un tormento.
    Sólo se sabe cuando te pasa.
    Una ola de afecto, Xabier

  4. Xabier Euzkitze dice:

    Ez zekiat zer esan, Xabi. Hire testua irakurri arte ez diat jakin anaia hil zitzaianik. Nola izan zen eta ondoren zer gertatu den jakinik, oso ongi ulertzen diat hire amorrua. Besarkada estu bat.

  5. Ruth Selby dice:

    Gracias por compartir Xabier, debe de ser difícil. Como dices tú- que aprendamos algo. Te mando un abrazo enorme… Ruth

  6. Irene Cuesta dice:

    Hola Xabier:
    Víctimas del horror y víctimas de la justicia. Qué valiente y fuerte eres!

    Un abrazo muy fuerte para toda la familia.

    Irene

  7. Eli dice:

    Kasu berdintsu bat bizi izan eta gero oso identifikatua sentitzen naiz zuekin istripuaren lekutik pasatzen naizen bakoitzean.
    Irudi gogorrak benetan. Zuk esan duzun bezala, balio dezaten denok zer edo zer ikas dezagun.
    Besarkada haundi bat,
    Eli

  8. Miriam Quintana dice:

    Querido Xavi,
    Me acuerdo muchos días de tu hermano Lander, de la poca suerte que tuvo ese día. Me quedo con lo que has dicho al final, …que este vídeo sirva para para que no pase de nuevo.. ojalá Xavi, y ojalá que ese tortuoso proceso judicial sirva para que recibáis justicia, que os ayude un poco a sobrellevar la ausencia de Lander. Un fuertísimo abrazo, Miriam

  9. deivid dice:

    toda mi fuerza para ti y los tuyos! un abrazo enorme!

  10. JoseRa dice:

    Qué decir. En la medida en que participo en ese juego más o menos macabro que llaman “administración de justicia”, perdón. De todos modos, cuando veo desde fuera situaciones parecidas, pienso que los que lo hicieron, si son normales, ya llevan su sanción a cuestas para el resto de su vida. Y si no lo son, no creo que aprendan nada ni siquiera con la multa o la cárcel. Pero si no es para que ellos aprendan ni para que a vosotros se os compense (¿cómo compensar semejante pérdida?), por lo menos que sirva para restablecer la justicia, sea lo que sea la justicia.

  11. guille viglione dice:

    un abrazo, amigo.
    eres muy valiente llevando esto así.
    ánimo y perseverancia.
    guille

  12. t dice:

    Intentando saber algo más sobre ti, me he topado con esto. Comparto el dolor y la rabia. Los sentimientos de los “trolls” (no sé qué quiere decir ese término, pero bueno, si os complace el nombre…) ignotos también se forjan en dolores que pueden ser semejantes. Saludos y solidaridad sinceros desde este mi anonimato (y espero que puedas disculpar mi intromisión en esta ventana) .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>